martes, octubre 13, 2009

Entrevista a Ayn Rand sobre la religión en Playboy


(Revista Playboy Marzo, 1964)


Playboy: Dicen que usted ha hecho el siguiente comentario, "La cruz es el símbolo de la tortura, del sacrificio de lo ideal a lo no-ideal. Prefiero el signo de dólar". ¿De verdad cree que dos mil años de cristianismo se pueden resumir con la palabra "tortura"?



RAND: Para empezar, yo nunca he dicho eso. No es mi estilo. Ni literariamente ni intelectualmente. Yo no digo que prefiero el signo del dólar – eso es una tontería barata, y por favor deje esto en el texto. No sé el origen de esa cita en particular, pero el significado del signo del dólar es evidente en Atlas Shrugged. Es el símbolo, claramente explicado en la historia, del libre comercio y, por tanto, de una mente libre. Una mente libre y una economía libre son corolarios. Una no puede existir sin la otra. El signo del dólar, como símbolo de la moneda de un país libre, es el símbolo de la mente libre. Más que eso, en cuanto al origen histórico del signo del dólar, aunque nunca se ha demostrado, una hipótesis muy probable es que represente las iniciales de los Estados Unidos. Eso en cuanto al signo de dólar. Ahora quiere que hable sobre la cruz. Lo que sí es correcto es que yo considero la cruz como el símbolo del sacrificio de lo ideal a lo no ideal. ¿No es eso lo que significa? Cristo, en términos de la filosofía cristiana, es el ideal humano. Personifica lo que los hombres deben tratar de emular. Sin embargo, según la mitología cristiana, no murió en la cruz por sus propios pecados, sino por los pecados de gente no-ideal. En otras palabras, un hombre de perfecta virtud fue sacrificado para hombres que son viciosos y quienes se supone que esperan o aceptan ese sacrificio. Si yo fuera un cristiano, nada podría indignarme más que eso: la noción de sacrificar el ideal al no-ideal, la virtud al vicio. Y es en nombre de ese símbolo que se les pide a los hombres que se sacrifiquen por sus inferiores. Así es precisamente cómo se utiliza el simbolismo. Eso es tortura.



Playboy: No hay alguna religión que, en su opinión, haya ofrecido alguna vez algún valor constructivo a la vida humana?



RAND: La religión como tal, no – en el sentido de una creencia ciega, una creencia sin base en, y contraria a, los hechos de la realidad y las conclusiones de la razón. La fe, como tal, es extremadamente perjudicial para la vida humana: Es la negación de la razón. Pero hay que recordar que la religión es una forma primitiva de filosofía, que los primeros intentos de explicar el universo, de darle un marco de referencia coherente a la vida del hombre y un código de valores morales, fueron hechos por la religión, antes de que los hombres crecieran y se desarrollaran lo suficientemente para tener filosofía. Y, como las filosofías, las religiones tienen algunos puntos de moral muy valiosos. Ellas pueden tener una buena influencia o principios adecuados que inculcar, pero en un contexto muy contradictorio y, con una – ¿cómo puedo decir esto? con una base peligrosa y malevolente: una base de fé.



Playboy: Entonces usted diría que si tuviera que elegir entre el símbolo de la cruz y el símbolo del dólar, ¿usted escogería el dólar?



RAND: Yo no aceptaría tal opción. Dicho de otra forma: Si tuviera que escoger entre fe y razón, yo ni siquiera consideraría la opción concebible. Como ser humano, uno escoge la razón.