jueves, julio 24, 2008

El verdadero rostro del estatismo explicado por un islamofascista

"Usted debe saber que las personas sobre las cuales reglamenta se dividen en clases y grados. Y que la prosperidad y el bienestar de toda clase de la sociedad, individual y colectivamente, es interdependiente del bienestar de las otras clases y de todo el conjunto, al representar una estrecha y recíproca red. Una clase no puede existir en paz, no pueden vivir felizmente y no puede funcionar sin el apoyo y los buenos deseos de las demás".

"Entre estas están los fieles soldados de Dios, que defienden su causa. La siguiente clase es la de los secretarios de Estado para las cuales están asignados los derechos de escritura y emisión especial. El tercer grupo es el de los jueces y magistrados encargados de administrar justicia. La cuarta es la Mesa que mantiene la ley y el orden, y protege la paz y la prosperidad del país. Luego están los hombres comunes, en primer lugar los musulmanes pagan sus impuestos recaudados por el gobierno, luego los no-musulmanes que pagan los impuestos recaudados por el gobierno, seguidos de los no-musulmanes que rinden homenaje al Estado (en lugar de impuestos). Luego viene la clase de hombres que llevan las diversas profesiones y oficios y el último pero no menos importante son los pobres y los que no tienen nada que son considerados como la clase más baja de la sociedad. Alá el Misericordioso ha fijado los derechos y deberes de cada uno de ellos. Estos han sido mencionados en su libro o explicados a través de las instrucciones del Santo Profeta (PBUH). Un código completo de ellos se conserva con nosotros".

"En realidad, un estado vive gracias a los ingresos obtenidos por los impuestos de los pagadores de impuestos. Por lo tanto, es importante la fertilidad de la tierra para que la recaudación de impuestos sea buena, porque la capacidad real imponible de las personas se basa en la fertilidad de la tierra. El gobernante, que no preste atención a la prosperidad de sus súbditos y la fertilidad de la tierra, que se centra sólo en la recaudación de ingresos, convierte la tierra en residuo y, por consiguiente, trae la ruina al Estado y trae la destrucción a las criaturas de Alá. Su estado no puede durar por mucho tiempo".

A Guideline for Islamic Governance, Mahmoud Ahmadinejad

1 comentario:

Tsekub dijo...

No es fascista. Es conservador. Son cosas distintas.