domingo, julio 13, 2008

Proudhon reconoce el derecho de propiedad legítima


Adelanto que esto va a molestar a muchos ancom empeñados en convertir al anarcoindividualismo en colectivismo irracional basado en la coacción colectiva. Si eres uno de los que leen "propiedad" y se suben por las paredes, deja de leer aquí mismo.

¿Ya?, Bien, vayamos al grano, como aparece reflejado en una carta que han traducido en mutualismo.org, Proudhon -autor de la conocida máxima "la propiedad es un robo"- matiza su visión de la propiedad en un sentido que podría considerarse precursor de la moderna teoría libertaria de la propiedad legítima. Mucha atención, esto sorprenderá a muchos ancaps que quizás empiecen a ver con otros ojos más tolerantes a este autor anarquista:

"Sobre la Libertad y la Propiedad: Soy yo ciudadanos, como vosotros bien sabeis, el hombre que escribió esas palabras: “¡La propiedad es robo!” no vengo a retirarlas, ¡Dios me libre! Persisto en tomar esa definición provocativa como la mayor verdad de nuestro siglo. Tampoco tengo intención de insultar sus convicciones: todo lo que pido, es decirles cómo yo – defensor de la familia y del hogar, y adversario del comunismo que soy – entiendo que la negación de la propiedad es necesaria para la abolición de la miseria, para la emancipación del proletariado. Es por sus frutos que se debe juzgar una doctrina: juzguen entonces mi teoría por mi práctica".

"Cuando digo, “¡La propiedad es un robo!”, no propongo un principio; sino expresar una conclusión. Vosotros entenderéis la enorme diferencia inmediatamente. Sin embargo, si la definición de propiedad que yo propongo es sólo la conclusión, o al contrario, si es la fórmula general del sistema económico, ¿cuál es el principio de ese sistema, cuál es la práctica y cuáles son sus formas? Mi principio, ciudadanos, lo cual parecerá chocante para vosotros, mi principio es suyo; es la propia propiedad. Yo no tengo otro símbolo, ni otro principio excepto aquel de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano: Libertad, igualdad, seguridad, propiedad".

"Como la Declaración de los Derechos, yo defino libertad como el derecho de hacer cualquier cosa que no perjudique a otros. Nuevamente, como la Declaración de Derechos, yo defino la propiedad, provisoriamente, como el derecho de disponer libremente de la propia renta, de los frutos del trabajo y la industria. Aquí está la totalidad de mi sistema: libertad de conciencia, libertad de prensa, libertad de trabajo, libre cambio, libertad en la educación, libre competencia, libre disposición de los frutos del trabajo y la industria, libertad ad infinitum, libertad absoluta, libertad para todos y siempre."

"Libertad entonces, nada más, nada menos. Laissez faire, laissez passer, en el sentido más amplio y literal; consecuentemente la propiedad, surgida legítimamente de esa libertad, es mi principio. Ninguna otra solidaridad entre ciudadanos más que aquella que aparece espontáneamente por necesidad: que, sin embargo, se relaciona a través de las acciones libres, y por las manifestaciones del pensamiento reflexivo, completa y absoluta insolidario".

Y todo esto mientras se consideraba un socialista convencido, contraviniendo de esta forma la igualación de socialismo a estatismo del profesor Huerta de Soto. Ante esto me pregunto, ¿No habremos acaso dividido inconscientemente a los defensores de la libertad humana en base a un nominalismo engañoso? ¿No nos habrán confundido las nociones económicas de cada autor y época oscureciendo los sinceros ideales libertarios de algunos de nuestros supuestos rivales ideológicos? ¿No habremos caído en el simplismo de encasillar a individuos como usureros sin alma o colectivistas sin mente (respectivamente) en base a una etiqueta?

Además, creo que mientras un bando ha olvidado en la práctica la toma de una postura ética sobre la propiedad y el valor de la acción directa sin intermediarios de la casta política, el otro ha olvidado el valor libertario de la propiedad justamente adquirida y de la libertad de comercio.

Creo que el agorismo supone la reconciliación y la superación, tomando aquello útil desde una perspectiva neo-anarquista y desechando las visibles contradicciones, de ambas escuelas. Desechando de la misma forma palabras que ya no pueden definir adecuadamente la realidad como socialismo o capitalismo, que además están demasiado cargadas de emotividades contrapuestas visceralmente.

El libertarianismo moderno se configura en buena parte gracias al pensamiento de Murray N. Rothbard. Y este se configura no solo en base a la escuela austríaca de economía, también bebe de la tradición anarcoindividualista, como otro pilar esencial para entender el conjunto. Rothbard supone una actualización de las teorías anarcoindividualistas. Como el mismo expone:

"Lysander Spooner y Benjamin T. Tucker (ambos anarcoindividualistas) son insuperables como filósofos políticos y nada es más necesario hoy que la reactivación y el desarrollo del gran legado olvidado que dejan a la filosofía política [...] hay, en el cuerpo de pensamiento conocido como 'economía austriaca', una explicación científica del funcionamiento del mercado libre (y de las consecuencias de la intervención del gobierno en ese mercado) que los anarquistas individualistas pueden incorporar fácilmente en su sistema político y cosmovisión social. Pero para ello, deben tirar el exceso de equipaje inútil del "dinero-rarismo" y reconsiderar la naturaleza y justificación de las categorías económicas de interés, renta y beneficios".

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Más tranquilos ahora sin las broncas más "políticas" sale con claridad el (mal) estilo de exponer ideas que tienes.

Reconozco que no he leído a Proudhon. No sé más de él que la famosa frase y un esquema de su pensamiento. Sigo igual. Mejor dicho, peor porque se me han ido las ganas de tragarme lo que se promete como un Humpty-Dumpty estilizado.

Eso sí, me he enterado de que Huerta de Soto está refutado y Proudhon es un liberal cojonudo.

Congratulations. Grandes ideícas.

Anónimo dijo...

Es un texto interesante, mientras lo leia juro que pensaba:"¿será un fake?". Sigo dudándolo aunque es posible que Proudhon evolucionase en su pensamiento e intentando contradecirse lo menos posible matizó lo que dijo anteriormente, todos lo hemos hecho alguna vez en algun que otro asunto.
En cualquier caso, es interesante el texto.

Stewie Griffin dijo...

1er anónimo: Entérate, fue el mismo Huerta de Soto el que reivindicó a Proudhon en Aranjuez del año pasado. Dijo: "era lógico que tuviera las ideas económicas que tenía, después de todo no se conocía la imposibilidad del socialismo enunciada por Mises".

Huerta de Soto no esta refutado, pero su caracterización del socialismo como estatismo es contradictoria, desde el momento en el que existen socialistas voluntarios y socialistas de libre mercado.

¿Donde digo que Proudhon fuera liberal? como si los defensores fetén de la propiedad fueran los liberales clásicos, je. ¿Los mismos que aplauden privatizaciones que suponen la venta de bienes robados a los amigos? ¿Los que equiparan el derecho de propiedad natural con el registro de la mafia estatal? ya.

Yo expondré mal las ideas, pero tú lo que se dice recibirlas...

judas dijo...

«Creo que el agorismo supone la reconciliación y la superación, tomando aquello útil desde una perspectiva neo-anarquista y desechando las visibles contradicciones, de ambas escuelas. »

El primer verbo es la clave. De todo.

Marzo dijo...

Yo de (sobre, en realidad) Proudhon sólo he leído el final de la paliza (dialéctica) que le dio Bastiat en 1849-1850 a propósito del crédito gratuito. Y visto eso no me extraña que pueda encontrarse en Proudhon casi cualquier cosa y su contraria.

Víctor L. dijo...

Precisamente, Marzo, hace poco releí el debate de Bastiat y Proudhon y tenía pensada una pequeña réplica desde la perspectiva proudhoniana; a pesar de que algunos planteamientos de Proudhon están herrados, también Bastiat herra en algunos aspectos al hablar del interés y, sobretodo, la reductio ad absurdum que hace del Banco Popular de Proudhon es injustísima.

Por cierto Stiwie, contesté a tu post:
http://www.mutualismo.org/?p=84

Anónimo dijo...

El artículo es resultado de un malentendido. Proudhon no rectifica en nada, tan sólo explica lo mismo con otro lenguaje, desde otro enfoque. Resumiendo viene a ser:

La propiedad (capitalista) es el robo, porque se basa en la privación de los medios de producción y en la explotación del trabajo ajeno. Pero resulta que también la propiedad (no capitalista) es la máxima expresión de la libertad, ya que resulta del propio trabajo, sin explotar ni ser explotado.

Como véis, Proudhon se refiere a La Propiedad con diferentes significados; en el segundo sentido que expongo aquí, es en el que habla en la carta traducida.

¿Rectificación? ¡Ninguna!

Anónimo dijo...

De acuerdo con el ultimo comentario. No hay ninguna rectificación, esta explicando lo mismo que dijo siempre.

De ninguna manera tiene nada que ver con "la propiedad del libertarianismo" que hablan por allí.

Solo basta leer con atención y entender el castellano.