viernes, agosto 15, 2008

¡Matadlos a todos! - Un soldado americano expone la política de EEUU en Irak



"Hemos perdido 135 chicos, podemos matar gente ahora".

"En abril nos dijeron, en una zona concurrida, si una persona te dispara, mata a todo el mundo. Porque les están dejando atacarte. Ellos ya no son inocentes si están allí en el momento del crimen. Suena como una norma penal. Si tu amigo comete un delito y tú estás allí, tu puedes recibir los cargos de él. Pero esto no se trata de cargos, se trata de muertes."

"Estamos matando gente porque estaban ahí cuando alguien nos ataco, porque creemos que si matamos a suficientes personas inocentes, el pueblo parara de atacarnos. Pero lo que no se dan cuenta, es decir, las personas que mataron, un hermano, un tío que trataran de matarnos a nosotros, porque ya matamos a sus tres niños".

No se puedeencontrar a alguien en Irak que no haya perdido un miembro de su familia. ¿Podría usted imaginar lo que nosotros hubieramos hecho en América si el 11S todo el mundo en los Estados Unidos hubiera perdido un miembro de su familia? ¿Estaríamos HABLANDO de guerra? No, nosotros estariamos en las calles con armas. Y para la gente que dice: "esas personas matarón a un soldado americano en Iraq, son los terroristas," no son terroristas, ellos usan sandalias, y tienen un fusil AK, y tienen a niños de14 años de edad, construyendo bombas para matar a los soldados americanos porque hemos matado a su familia. "

Suena:


Darrell Anderson,
es un heroico desertor del ejercito americano y activista contra la criminal guerra en Irak, que en su día fue condecorado con la medalla Corazón Púrpura por las heridas recibidas de la explosión de una bomba en Irak donde estuvo destinado siete meses, en la Primera División de tanques de la Primera División Blindada del Ejército de los EEUU.

Al finalizar su periodo de servicio en EEUU, intento pedir asilo en Canada alegando que su deserción se originó por el efecto psicológico que le causó recibir la orden de disparar a una familia de cuatro civiles que se desplazaban en automóvil en las cercanías de Bagdad. Pero este le fue denegado, entregandose finalmente en en Fort Knox, Kentucky, quedando bajo arresto por deserción.Fue soltado al poco tiempo, causando baja "no honorable" del ejército.

Entrevista a Darrell Anderson:

Entrevistador :¿Nos puedes hablar sobre tu primer encuentro serio en Iraq con el llamado enemigo?

Darrell Anderson: Yo llegué en enero de 2004 y mi unidad ya llevaba allí seis meses. De enero a marzo disparé pocas veces, vi unos cuantos morteros, pero realmente no hubo un combate serio hasta abril, cuando Bush hizo su famoso discurso y el ejército de al Sadr se había levantado intentando tomar Bagdad en abril de 2004. La primera vez que estuve en un tiroteo fue cuando estaba protegiendo una comisaría de policía iraquí y sufrimos un ataque, que duró unas horas, de armas pesadas, AK (…) Después de que terminara el tiroteo, llegaron coches por la carretera y nos fuimos. Un coche se me acercó y me ordenaron abrir fuego contra él, yo creía que eran civiles inocentes porque los tres primeros coches que llegaron lo eran y me negué a cumplir las órdenes. Bajaron las ventanillas y había niños en la parte trasera, pensé: ‘He hecho lo correcto’, en cambio mis superiores me dijeron que no lo había hecho bien y que la próxima vez me castigarían.

E: ¿Puedes explicar si la política estadounidense diferencia entre civiles y el enemigo?

DA: No existe diferenciación. Yo tenía que disparar contra el enemigo y me ordenaban asesinar a todos los que allí estuvieran. Pero esas órdenes no llegaron hasta abril. En enero, febrero y marzo la orden era: si te disparan ponte a cubierto y espera órdenes antes de volver a disparar. En abril fue: si te disparan asesina a todo el mundo porque estamos perdiendo muchos soldados y tenemos que sobrevivir.

E: ¿Cuál es la actitud del soldado raso ante la guerra?

DA: Cuando llegué a Iraq en enero de 2004 ellos ya estaban en contra de la guerra. Decían: “Estamos aquí sentados agonizando por nada”. Fueron enviados en 2003 buscando las armas de destrucción masiva y obviamente no las encontraron, la segunda razón por la que habían ido a Iraq era para proteger a la población, por eso fui allí, para proteger a los iraquíes. Evidentemente todos los iraquíes nos odian, excepto aquellos que están sacando beneficios de la guerra.

E: ¿Existe la misma actitud entre los oficiales?

DA: Nos solían enviar a misiones suicidas, mi teniente y el sargento de pelotón nos llevaban a un estacionamiento durante un par de horas, después regresábamos y decían que todo estaba bien, por lo tanto, mi teniente estaba desobedeciendo órdenes y nos llevaba a misiones falsas.

E: ¿Por qué y cómo abandonaste el ejército?

DA: Regresé a casa en Navidad y después de hablar con mi familia decidí irme a Canadá el día antes de que, supuestamente, debía reincorporarme en Alemania. Me quedaban siete meses hasta el próximo despliegue, pero sabía que era el momento de tomar una decisión. Estamos cometiendo crímenes de guerra en Iraq y todos los procedimientos van en contra de la Convención de Ginebra, pensaba que mi deber era negarme, no tenía realmente una ideología política. No pensé en ello. Sólo pensé como soldado, mi deber era informar de los crímenes de guerra así que me fui a Canadá para hablar sobre ello.

E: ¿Qué problemas tuviste con las distintas agencias gubernamentales por las que tuviste que pasar?

DA: En Canadá me negaron el estatus de refugiado. Después de dos años era más seguro regresar (a EEUU) que ser deportado. Pensaba que si me deportaban pasaría más tiempo en prisión. Así que básicamente decidí regresar. Yo mismo volví a Fort Knox y me encontré con los generales de Fort Knox, ellos debían elegir si someterme a un tribunal marcial o no, yo les dije que iban a tener que ponerme el uniforme y colgar mis medallas en el cuello si me llevaban a un tribunal marcial, entonces toda mi defensa sería hablar sobre todos los crímenes de guerra que estamos cometiendo, a todos los que había visto golpear prisioneros hasta la muerte y todas las ocasiones en que habíamos asesinado civiles inocentes.

Primero me dijeron que iría a la cárcel de uno a cinco años, pero cuando me llevaron a la base me dijeron: “Entra tranquilamente y te dejaremos ir”. Yo les dije que no, que hablaría y fui enviado a la base, a los tres días me pusieron en libertad porque los soldados de la base estaban reaccionando al verme allí. Ellos decían: “¿Pero a qué infierno nos envían? Este chico está contra la guerra y tiene una estrella púrpura”. Así que me liberaron. Era evidente que cuanto más tiempo pasara en la base más problemas les causaría, por tanto me liberaron.


E: ¿Crees que te soltaron para ocultar la oposición?

DA: Sí, llevaron a Watada a juicio [Watada es el primer oficial que públicamente se negó a ir a Iraq], pero Watada nunca estuvo en Iraq. No podía decir realmente nada porque no conoce la situación allí. Conmigo sería diferente porque yo testificaría sobre los crímenes de guerra. No me querían llevar a juicio porque sería malo para ellos. Así que la decisión sin liberarme sin castigo era lo mejor para el ejército.

E: ¿Qué estás haciendo específicamente en el movimiento contra la guerra?

DA: Estoy hablando en institutos, a los chicos para que no se alisten en el ejército. También fuera de las bases, a los soldados en el aeropuerto cuando los veo de uniforme.

E: ¿Son muchos los soldados que se niegan a regresar?

DA: Sí, en Fort Knox cada año miles son procesados.

E: ¿Piensas que los demócratas terminarán pronto con la guerra?

DA: No, (…) no creo en Hillary Clinton ni en ninguno de ellos (…) ellos no van a parar la guerra.

Visto en check your premises, el blog de Francois Tremblay.

15 comentarios:

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Se hubiese agradecido una mención al misil que impactó en el Pentágono o algo así: de ese modo la alocución del soldado norteamericano en cuestión tendría aún más credibilidad.

Anónimo dijo...

"E: ¿Puedes explicar si la política estadounidense diferencia entre civiles y el enemigo?

DA: No existe diferenciación. Yo tenía que disparar contra el enemigo y me ordenaban asesinar a todos los que allí estuvieran. Pero esas órdenes no llegaron hasta abril. En enero, febrero y marzo la orden era: si te disparan ponte a cubierto y espera órdenes antes de volver a disparar. En abril fue: si te disparan asesina a todo el mundo porque estamos perdiendo muchos soldados y tenemos que sobrevivir."

He intentado parodiar este párrafo y me ha resultado imoposible. Es talmente un chiste de Gila.

A ver si te encuentro el enlace donde se demuestra que los yanquis han usado cerdos volando para matar amas de casa. Mejor todavía, encontrarás un montón de enlaces que demuestran lo malvado y criminal que es Bush si usas en Google los soiuientes términos: "pentagon flight false attack missile" (quita las comillas y lo metes en el cajetín)

Stewie Griffin dijo...

Bueno, prefiero creer a este señor que la propaganda del complejo militar-industrial americano. No se si me explico.

Anónimo dijo...

Stewie, el argumento que acabas de hacer es el peor que he visto en mucho tiempo. No pasa de tontería de adolescente, impropio de alguien que acaba de hacer una entrada como la réplica a Judas.

Stewie Griffin dijo...

Bueno esta bien, supongo que hasta que nadie me demuestre que es un mentiroso, le doy veracidad.

¿mejor así?

Francois Tremblay dijo...

Thanks for posting my video. Gracias.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Yo no creo en la veracidad de lo que pueda decir una persona a la que nadie obligó a enrolarse en el ejército y decide algo así como desertar Canadá mediante. A mi me parece que hay ánimo de protagonismo y poco más.

Anónimo dijo...

Isidoro precisamente si nadie le obligó e iba voluntariamente...por qué de pronto cambia de opinión tan radicalmente?

Si fuera un soldado que dijera lo contrario probablemente le darías toda la credibilidad posible.

Knight dijo...

Hace poco vi un documental sobre soldados americanos que van a Canadá asqueados por las barbaridades cometidas en Irak por su ejército, y lo que contaban era tremendo.

Una guerra que empezó con uno de los mayores embustes de la historia y que terminará con una guerra civil de la que saldrá otra dictadura. Por en medio se han quedado un miles de vidas y la legitimidad de EE.UU.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

"Isidoro precisamente si nadie le obligó e iba voluntariamente...por qué de pronto cambia de opinión tan radicalmente?"

No sé, pued ehaber razones hasta médicas para ello. Pero me inclino a pensar que el chico no quería cumplir su juramento de luchar por el tío Sam (por miedo, por aburrimiento, por otras alternativas...) e ideó una bonita historia para dar justificación a su felonía. Parece algo necesario si la ley, tus amigos y tu familia posiblemente te puedan acusar de traidor y cobarde. Por otra parte es evidente que existe una "demanda" de historias barrocas acerca de Iraq en la prensa norteamericana. ¿Cómo decía el lorito economista? Oferta-demanda.

"Si fuera un soldado que dijera lo contrario probablemente le darías toda la credibilidad posible."

Pues mire que por el momento me tendrá que conceder el beneficio de la duda porque nunca he contemplado ni escrito nada en respaldo de románticas cartas o declaraciones de soldados norteamericanos acerca de nada.

Mas yo vuelvo a insistir: ¿qué opinará el soldado este sobre el 11S? Sería esclarecedor.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

"Una guerra que empezó con uno de los mayores embustes de la historia"

Se ve que usted no conoce mucho de embustes y más bien nada de Historia.

Knight dijo...

Tiene razón en una cosa: no sé nada de embustes, en lo cual usted podría dar clases.

Ahora entiendo por qué casi nadie le responde, don Isidoro. Tiene una jeta a prueba de bombas.

Fran dijo...

Un "heroico desertor". Vaya, no sabía que salir por piernas dejando a los compañeros allí es propio de héroes.

En fin, también me gustaría oir que opinan de este individuo los soldados que siguen allí y no salen huyendo. Pero claro, a estos nunca se les presta atención.

La cobardía vende. Y mucho.

Anónimo dijo...

Nunca he estado de acuerdo con que los soldados americanos tengan que ir a una guerra que no les corresponde solo por que su presidente lo ordene, la carrera militar es muy bonita y a muchos les gusta pero lo que si estoy segura es que ninguno de ellos quiciera estar en irak.

Anónimo dijo...

Por favor Isidoro, hazle un favor al mundo, y callate.