miércoles, mayo 21, 2008

Spooner, lectura recomendada para el calvinista de Red Liberal

Aprovechando que Spooner es algo así como el patrón de esta casa y de los filósofos del derecho anarquistas de mercado, así como la calle en la que vive Stewie Griffin en la serie Padre de Familia que inspira esta bitácora - vaya coincidencia, será la divina providencia, xD- me gustaría recomendarle encarecidamente a Alfredo la lectura de uno de sus textos traducidos al español y alojado en Liberalismo.org. Quizás así entienda el error antiliberal con el que cae una y otra vez, produciendo vergüenza ajena al lector liberal.

Una reivindicación de la libertad moral

por Lysander Spooner (Escrito en 1875).

I.

Vicios son aquellos actos por los que un hombre se daña a sí mismo o a su propiedad.

Delitos o crímenes son aquellos actos por los que un hombre daña la persona o propiedad de otro.

Los vicios son simplemente los errores que un hombre comete en la búsqueda de su propia felicidad. Al contrario que los delitos, no implican malicia hacia otros, ni interferencia con sus personas o propiedades.

En los vicios falta la verdadera esencia del delito (esto es, la intención de lesionar la persona o propiedad de otro).

En un principio legal que no puede haber delito sin voluntad criminal; esto es, sin la voluntad de invadir la persona o propiedad de otro. Pero nunca nadie practica un vicio con esa voluntad criminosa. Practica su vicio solamente por su propia satisfacción y no por malicia alguna hacia otros.

En tanto no se haga y reconozca legalmente esta clara distinción entre vicios y delitos, no puede haber en la tierra cosas como el derecho individual, la libertad o la propiedad; cosas como el derecho de un hombre a controlar su propia persona y propiedad y los correspondientes derechos de otro hombre a controlar su propia persona y propiedad.

Para un gobierno, declarar un vicio como delito y penalizarlo como tal, es un intento de falsificar la verdadera naturaleza de las cosas. Es tan absurdo como sería declarar lo verdadero, falso o lo falso, verdadero.

Seguir Leyendo

4 comentarios:

Mario García dijo...

Alguien debería explicarle al tal Alfredo que el incesto no es ilegal. Lo que no es legal es casarse. Pero de hecho hay parejas de hermanos que viven en concubinato y tienen hijos.

La prohibición del sexo con menores no se debe a motivos de "moralidad", sino de falta de autonomía de la voluntad: se limita la posibilidad de tener sexo con menores porque éstos están en una situación de debilidad fáctica ante un adulto, que puede persuadirles para practicar sexo de forma coactiva, aunque no emplee la violencia directa.

Efectivamente, sólo faltaría que el Estado regulase las relaciones sexuales. Y no se trata de "privacidad", sino de "INTIMIDAD", derecho fundamental reconocido por todas las constituciones (también la Nuestra).

Este señor...Alfredo...¿es liberal?

Mr. Hyde dijo...

Haces bien en reivindicar a Spooner, cuya lectura es recomendable para tipos como el tal Alfredo o los partidarios del Estado tutelar; ambos son ejemplo de un puritanismo tan ridículo como dañino.

Saludos.

Antonio Jose dijo...

Muy buena respuesta al teocon Alberto. Si quiere regular la moralidad que lo haga dentro de su casa y su iglesia (como institución privada tiene derecho a hacer lo que deseen sus miembros) y que nos deje al resto ser libres para acertar o equivocarnos.

Anónimo dijo...

Off topic: es que hay que ver: todas estas cosas o sabes inglés o te que quedas in albis.

Aprovechando esta cosa del Liberacción –a la que eso tan molesto llamado trabajo me impide acudir, estando, como estoy, a quinientos kilómetros de Madrid- convendría explicarles a los editores que a lo mejor el que se haga de oro es el primero que decida empezar a editar bajo demanda. Demanda hacia Spooner en español. O hacia Rand, pongamos por caso. En fin, es una idea.

Mónica