miércoles, febrero 20, 2008

¿Anarco-capitalismo vs Agorismo? (2ª parte)

Continua el debate sobre si el agorismo es parte del anarco-capitalismo, o por contra es otra ideología más, ajena e incompatible con el mismo. Para meter en ambiente a los nuevos lectores, Mary White afirmó que yo y los agoristas no representabamos al anarco-capitalismo. Querida Mary, ser agorista no implica necesariamente ser anarco-capitalista, algunos anarco-socialistas (aquellos que realmente son ácratas, es decir: antiestatistas y voluntaristas) también pueden perfectamente serlo, en tanto usen la contraeconomía como instrumento revolucionario (o como táctica frente a la coacción, como queraís).


Yo me considero anarco-capitalista, pero veo que el anarco-capitalismo que actualmente se plantea parece utópico a los ajenos al mismo, no por la fuerza de sus argumentos éticos, jurídicos o económicos, si no por la poca claridad que existe acerca de los medios o tácticas que se deben seguir para llegar al mismo. Muchos pueden decir, muy bien, tú teoría es impecable, pero mira a tú alrededor el mundo esta plagado de estados. Tus ideas están muy bien, ¿pero como piensas ponerlas en práctica?. Y de eso trata el agorismo. Ciertamente una teoría que es imposible de llevar a la práctica es una mala teoría, pero en mi opinión no es el caso.

Actualmente estamos en el punto estatista, ¿como llegamos al punto anarquista (sin pretender que exista un fin de la historia a alcanzar)? Creo que es mera bravuconería afirmar ¡yo tengo la solución!, no creo que exista una piedra filosofal; y si esta existiese, su formulación sería tan general que por si sola de poco les valdría a aquellos acostumbrados a pensar en términos geoestratégicos, de civilizaciones o macroeconomicos. Sería algo que les parecería inútil al estar vacío de contenido.

Pero podemos contemplar algunas de las tácticas que hasta ahora se han intentado para frenar a la maquina, tanto desde el campo del liberalismo clásico, como desde el campo del anarquismo clásico. Por un lado tenemos a aquellos que piensan que la acción política desde dentro del sistema puede funcionar de forma concluyente y definitiva. En primer lugar el sistema (político) no esta montado de forma que cualquiera pueda llegar a ser lo que quiera y cambiar las cosas, gracias al apoyo del pueblo, que milagrosamente, de la noche a la mañana se habrá dado cuenta de la corrupción de sus actuales dirigentes. Cuando uno se convierte en político tiene incentivos para rebajar sus pretensiones, para así mantener sus apoyos ("es el mal menor"), a la par que conseguir dinero, tratos, prestigio y poder de mano del sistema. Al final, y salvo casos muy, muy extraños, ese poder le corromperá (¿recuerdan la mítica frase de Lord Acton?). Por no hablar de lo extraño que resulta pensar que los propios políticos se harán el sepukku, y así perder su poder, prestigio y modo de vida.

Por otro lado tenemos la estrategia de la violencia, intentada una y otra vez por el anarquismo clásico con escasos resultados positivos. El asesinato político, por ejemplo, tendría su sentido en una monarquía, te cargabas al monarca y a cualquier familiar deseoso de tomar las riendas del leviatán; pero actualmente esto no tiene sentido, el estado ha evolucionado de tal forma que esta práctica ha quedado anticuada. Además, al estar los medios de propaganda en manos del status quo, toda acción violenta ira en perjuicio de la causa. Por no hablar de lo inútil que es un cóctel molotov contra antidisturbios blindados. Si por un casual la revuelta prosperase, el estado concentraría a sus sicarios en el foco de rebelión, y la "fiesta" acabaría pronto. Esto sucedió en Los Ángeles hace algunos años. La violencia solo tendría su lugar, y hablo de la estrictamente necesaria, es decir la mínima posible, en la última fase del proceso agorista, cuando las nuevas empresas de seguridad y Justicia emergiesen del subsuelo y detuviesen a los ya cuasivencidos criminales.

Estos fracasos históricos de ambas doctrinas, de las cuales me considero heredero, llevaron al pesimismo, al abandono en la lucha, al post-anarquismo, al anarco-facilongismo, a la aceptación del sistema, al "liberalismo moderado" (castrado), y demás "herejías" contraproducentes e hipócritas.

Pero esto no tiene porque ser así. Gracias al trabajo de muchas personas valientes y geniales tenemos una teoría libertaria coherente. Pongámosla en la práctica y animemos a los demás con nuestro ejemplo. No nos hará falta mucho esfuerzo, infinitamente menos sudor que convencerlos del libertarianismo como un todo, ya que esto será en su propio interés personal.

Mary, dices que no era un reto, y que en lugar de un post me concederás el honor de incluir tus reflexiones sobre el agorismo en la próxima congreso sobre economía austríaca en Galicia. Parece que no entiendas que para poder asistir a dicho evento es necesario (al menos en mi caso) el empleo de la contraeconomía, bien sea en mercados grises, o bien en negros (diversificarse es vital). Se necesita un billete, alojamiento, comida y, ya que salimos fuera de Asturies, dinero para gastar. Y en este mundo "no hay almuerzos gratis".

Mientras escribo esto estoy escuchando a mi vecino trabajar, construyéndose una terraza en un terreno en la ladera que anteriormente se consideraba "espacio público", lo esta haciendo sin licencia, y conociéndole, con materiales ocupados por la noche de alguna obra pública de las inmediaciones. ¿Obra mal?, no, solo me arrepiento de que no se me hubiese ocurrido a mi antes hacerme mi terraza allí.

Ayer hable con un familiar que tiene obra en casa, me dijo que contrato con un albañil para que le hiciera la cocina. Por supuesto este hombre no le cobra IVA ni nada parecido. Lo curioso es que, según mi familiar, este era el más barato que encontró, y sin embargo a las 8:30 de la mañana estaba allí, se tomaba una hora y cuarto para comer, pero el resto lo hizo en dos días (y se fue a otra obra). El primer día que vino aún no había llegado el material, llegaba sobre las 11:30. ¿Qué hizo este practicante inconsciente de la contraeconomía? No iba a permitir esa perdida de tiempo de 3 horas, cojío al guaje cubano que trabajaba para él (que nadie espere un contrato formal de trabajo), y se fue él mismo a por el material. Resultado, mi familiar salvo 700 €.

Solo son ejemplos, como estos veo cientos a diario. Si la gente tuviese que vivir respetando todas las normas de los tiranos simplemente se moriría de hambre. Esto lo hace gente humilde, gente normal, que no tiene ni idea de los temas que en este blog (y otras páginas anti-estatistas) tratamos. ¿Qué pasaría si más gente obrara de acuerdo a estos principios? Gente con recursos, con formación, con ideas empresariales novedosas, con el cerebro limpio de las mentiras estatistas...

Como ya explique en un comentario: "no se trata de incumplir sistemáticamente las normas del estado, no se trata de vivir exclusivamente realizando transacciones en el mercado negro, no. De lo que se trata es, siempre respetando las propiedades legitimas ajenas (lo cual por supuesto no puede incluir al estado), de hacer un calculo o predicción empresarial, en el que se tengan en cuenta las posibles injerencias agresivas sobre uno (pena...), y cuando la cosa nos pinte bien, y además saquemos un beneficio personal (económico o espiritual), obrar sin respetar esas normas. Pero para ello hay que librarse del misticismo de la juridicidad de las normas impuestas por unos tipejos criminales, por el simple hecho de tener más armas y el cerebro lavado a la gente con supersticiones acientíficas."

A parte de la señorita interesada, F.1 y WG (ambos agoristas de pro), y Judas (cuyas críticas van más encaminadas al anarco-capitalismo que al agorismo en si), algunos otros ancaps (lo admito, menos de los que a mi me gustaría) se han sumado al debate:

-Albert Esplugas nos trae dos interesantes textos sobre una discusión entre Rothbard y Konkin 3. Sobre el trabajo asalariado desaparecerá o no, no creo, como si dicen determinada fórmula contractual desaparecerá. Como ya apuntarón mis camaradas, el agorismo no se reduce a su creador (o más bien descubridor). Y de eso se tratan estas entradas. -que yo no acababa de saber por donde enfocar y que Mary me ha ayudado inconscientemente a hacerlo - Reformulémoslo de forma que tenga sentido, creemos debate en torno al mismo.

-J.J.Mercado: olvidas que el exilio puede llegar a convertirse en una actividad contraeconomíca.

-Libertarian: La estética es la que cada uno le quiera dar, y capitalismo, palabra que a mi si que me gusta, es solo eso. En demasiadas ocasiones en debates con izquierdistas, que me daban la razón en el 90% de lo que decía, la cosa no cuajo porque ambos entendíamos distintas cosas por las mismas palabras.

Gracias a todos, espero que saquemos algo en claro de todo esto. A3!

15 comentarios:

rojobilbao dijo...

Mientras escribo esto estoy escuchando a mi vecino trabajar, construyéndose una terraza en un terreno en la ladera que anteriormente se consideraba "espacio público", lo esta haciendo sin licencia, y conociéndole, con materiales ocupados por la noche de alguna obra pública de las inmediaciones.


Necesito que me expliques qué significa "ocupado" en tu frase.No acabo d epillarle el sentido. Me parece que queire decir robado, pero quitándole la carga delictiva. ¡Sácame de la duda!

Anónimo dijo...

Stiwie, te recomiendo que eches un vistazo a las técnicas revolucionarias del anarquismo clásico, los atentados fueron obra de un pequeño número de individuos en un breve espacio de tiempo, el anarquismo es mucho más rico que eso. El anarquismo clásico inventó la contraeconomía, no el agorismo, con lo que sucede al revés de lo que dices; no son los agoristas quienes pueden o no asimilar "anarco-socialistas", sino que los agoristas, en tanto que promueven la autogestión, son anarquistas -hablo en términos históricos- de facto. De lo contrario solo son "anarco-capitalistas de calle".

Este punto es importante: te recomiendo que eches un vistazo a los escritos de Bakunin, que revises los planteamientos de Malatesta -aunque los de estos dos no se centren precisamente en la contraeconomía- y, sobretodo, que eches un vistazo a Lysander Spooner, quien creó una empresa de correo para combatir el monopolio estatal sobre dicho servicio, a Tucker, en la misma línea, o al movimiento libertario español, que tejió toda una red de sindicatos, ateneos, periodicos, cooperativas de consumo, etc. que hicieron posible la Revolución exitosa -esta sí- de 1936.

Como mutualista os considero unos compañeros de viaje respetables y, de hecho, en muchos casos os he visto atacar la propiedad monopólica sobre la tierra y defender la autogestión como modelo empresarial, en cuyo caso os considero plenamente integrados en la tradición mutualista, y consideraría innecesario crear nuevas etiquetas para designar lo mismo.

PD: ¿Tienes messenger? Soy del proyecto de "neoanarquista" y me gustaría contactar contigo.

Un saludo.

judas dijo...

Abundando en lo que dice rojobilbao... ¿lo «público» es de todos hasta que no es de nadie? Quiero decir, ¿robarle el bolso a una abuela está mal, pero llevarse cobre de una obra pública es robinhoodesco?

¿Los políticos son malos porque roban del dinero de todos? No pensé que el anarcocapitalismo significaba convertir en políticos, en su peor sentido, a todos.

Y repitiendo lo del post anterior, dile a tu vecino que con su «ocupación» me ha robado: lo público es, en parte mío también.

wg dijo...

Estás haciendo un trabajo fantástico, Stewie. Exageradamente bueno. Por fin estoy entendiendo qué es el agorismo (ahora sí me pongo a traducir de inmediato a Konkin; es un genio el panzón).

¡Anarquía, Ágora, Acción! ¡Y PASIÓN stweiegriffiniana!

pd: Y hay que apurar eso de la fusión con los mutualistas y ansocs de mercado

Mary White dijo...

wg... ¿¿¿no habías empezado con Konkin??? y yo con mala conciencia!!!
:)

Espero que te sirva lo que hice.
Stewie, necesito tiempo, que estoy con lo de Santiago, a ver si os puedo dar una alegría...:P

wg dijo...

Anónimo ¿pudieras abundar en esa diferencia entre agoristas y anarcocapitalistas de calle?

Yo diría que lo fundamental, y quizá lo único, es promover la contraeconomía. De ahí podrá nacer sola la autogestión... o podrá no nacer. Los informales decidirán si entran a eso. No considero que sea obligatorio para el "verdadero anarquista" el promover o sugerir tal cosa.

Debo ser un vulgar anarcocapitalista de calle.

wg dijo...

No, Mary, no he empezado. Mea culpa.

Y tua culpa también (por no apoyar debidamente al agorismo)

Fabricio Tedel dijo...

"Debo ser un vulgar anarcocapitalista de calle."

Imagino que el anónimo se refiere a que el agorismo tiene aportaciones particulares, por ejemplo lo de la economía de emprendedores y la gestación por la contraeconomía de una economía de mercado popular, indistintamente que sea autogestiva o no.

A veces, hay que interpretar un poco y no sólo leer textualmente. Ah, pero tú si lo haces para qué te digo.

A3

Abogado del Diablo dijo...

¡¡Stewie es Ragnar Danneskjöld!! sin duda.

Mary White es ¿Dagny Taggart?.

Y John Galt... ¿quién es John Galt?

Me gusta mucho tu blog. Otro feed más, a la derecha del Señor (Rallo).

Alberto Neira dijo...

" La violencia solo tendría su lugar, y hablo de la estrictamente necesaria, es decir la mínima posible, en la última fase del proceso agorista, cuando las nuevas empresas de seguridad y Justicia emergiesen del subsuelo y detuviesen a los ya cuasivencidos criminales."

¿Quieres decir que cuando el "Estado" no fuera ya suficientemente fuerte como para imponer su orden sobre la "sociedad contraeconómica" es cuando esta última podría ejercer la violencia de forma legitima? O sea, rematar al que esta herido de muerte, básicamente lo que hicieron los jacobinos con el Rey de Francia y los bolcheviques con el Zar.

Por tanto, si lo he entendido bien, el agorismo propone (frente a la tesis anarcocapitalista de un final de la historia, de inspiración marxista con la autodisolución del Estado por autoconcienciación de la clase dirigente) un plan revolucionario basado en la lenta y subversiva permeabilización de la sociedad civil más el genocidio de la clase social estatalista (burócratas y políticos) como último paso para la instauración definitiva del nuevo orden anarquista.

Apunto ahora unos interrogantes: ¿cómo conseguirá el agorismo mantener la sociedad anarquista (evitar el resurgimiento del Estado) si no es mediante el uso continuado y generalizado de la violencia tal y como hicieron jacobinos y bolcheviques frente a las fuerzas del Antiguo Régimen u otras fuerzas revolucionarias? ¿Serían los anarcocapitalistas utópicos, contrarios al uso de la violencia, considerados como los mencheviques y los girondinos, enemigos de la revolución anarquista? ¿Cuál sería el resultado de dicho proceso sino el resurgimiento, tarde o temprano del Estado? ¿No sería pues la tesis anarcocapitalista, aunque utópica, mucho mas aceptable en la práctica que lo que parece implicar el agorismo?

No soy ni agorista ni anarcocapitalista, no tengo ningún interés directo en el resultado de este debate, pero creo que estas son reflexiones interesantes y conviene tenerlas en cuenta.

Saludos liberales.

wg dijo...

dile a tu vecino que con su «ocupación» me ha robado: lo público es, en parte mío también.


Judas y Rojobilbao tienen razón. Pero ni el agorismo ni los agoristas pueden ayudarlos, más allá de reconocer que, efectivamente, tienen razón, y de pedir a Dios que con el tiempo surja una especie de derecho informal o derecho agorista de propiedad. Si es tanto el interés por recuperar su parte de "espacio público", deberán tratar directamente con el ocupante-constructor de terraza. Los agoristas rogamos a Dios que las negociaciones sean por las buenas y que nadie resulte herido o muerto.

rojobilbao dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
rojobilbao dijo...

wg, yo ni planteo que se haya robado algo público, es que puede que el vecino se haya hecho la terraza con propiedad privada, incluso con mi propiedad. Ladrillos comprados por mino fabricados por mí.

Lo que me molesta es que se diga "ocupado" como quien habla de algo que no tenía dueño, que esperaba ser poseído.

wg dijo...

Bueno, que yo sepa el agorismo no pregona la okupación. Respetamos la propiedad privada. Y respecto de la propiedad pública, sabemos que a todo mundo le corresponde una partecita.

Stewie Griffin dijo...

No creaís que me he desentendido del tema: tercera parte en construcción (y espero que despeje las dudas de rojobilbao y judas).

Compañero neoanarquista mandame un correo con tú messenger a kill__lois@hotmail.com (no me agreges con esta que no es la que uso)

Alberto Neira, un genocidio es otra cosa, aquí hablamos de restitución y vindicación de las víctimas, ya de tanto usar la palabra va a perder su significado. Más o menos lo has entendido y los ancaps no agoristas no son ningún enemigo.

Gracias a todos por vuestras amables palabras.

A3!