lunes, abril 14, 2008

¿Quién es el terrorista?


Suena "Hijo de la ley" de Akrata

On February 28, 1993, a force of 76 agents from the Bureau of Alcohol, Tobacco, and Firearms tried to storm the residence of a religious group known as the Branch Davidians. A firefight broke out, and there were deaths and injuries on both sides. The ATF maintains that its agents were ambushed while the Davidians claim that they were fired upon without provocation, feared for their lives, and acted in self-defense.

The Branch Davidian residence was subsequently surrounded by federal and state authorities and the Federal Bureau of Investigation assumed control. Weeks went by as the FBI and the Davidians engaged in negotiations to resolve the standoff peacefully.

On April 19, 1993, Attorney General Janet Reno gave the FBI permission to flush the Davidians out of their residence. FBI agents used tanks to smash holes in the walls of the building and then sprayed tear gas into the residence. Agents also used hand-held grenade launchers to fire more than 350 "ferret" rounds into the windows of the building, but none of the Davidians obeyed the FBI's command to exit the residence. A fire then broke out, and 76 Davidians, including 27 children, perished.

That incident--which is now referred to simply as Waco--has become the most controversial law enforcement operation in modern American history. Although the "official" investigation of the incident now places all of the blame for the carnage on the Branch Davidian leader, David Koresh, numerous crimes by government agents were never seriously investigated or prosecuted. If those crimes go unpunished, the Waco incident will leave an odious precedent--that federal agents can use the "color of their office" to commit crimes against citizens.

Timothy Lynch is director of the Cato Institute's Project on Criminal Justice.

Seguir leyendo

Traducción

"En vísperas de la tragedia, y en el que sería su último refugio, Koresh había reunido junto a él a numerosos adultos pero también a un buen número de niños, y con unos y otros, se dispuso a convertir en un fortín inexpugnable el rancho Monte Carmelo. El primer encontronazo había tenido lugar el 28 de febrero, cuando las autoridades, tardíamente preocupadas por el cariz que tomaba el asunto, decidieron pasar a la acción, acusando a los davidianos de tenencia masiva de armas y de abusos sexuales para con los niños que mantenían a su lado. Recibidos a tiros, los agentes contestaron de igual manera, produciéndose entonces un primer balance de cuatro agentes muertos y una decena de sectarios abatidos. La cuenta atrás empezaría a ponerse en marcha desde aquel día premonitorio."

"Las túnicas anaranjadas que vestían sus seguidores serían, durante los siguientes 51 días, blancos perfectos para los prismáticos de los que los cercaban, y también, para efectuar los primeros disparos, que al final acabarían siendo continuos, y que eran respondidos por los asediados utilizando el arsenal que guardaban entre aquellas paredes. Durante esos largos días, murieron miembros de los federales y también de los davidianos, en un goteo de víctimas que preparaba la gran hoguera final. De vez en cuando se conseguía un alto el fuego para una nueva mediación que diera lugar a una salida airosa al conflicto, sin resultado alguno. Pero los asaltantes no sólo utilizaban las armas mortíferas reales (sin hacer ascos, por cierto, a la utilización de gases prohibidos por todas las legislaciones y que eran arrojados al interior del rancho), sino que recurrieron a una guerra sucia. Para ello no dudaron en, por ejemplo, cortarles la luz, el agua y la llegada de alimentos, al tiempo que, llegada la noche, potentes reflectores barrían las ventanas del rancho, para impedir el más mínimo descanso de los sitiados. Como guinda de aquella batalla terrible, potentes altavoces difundían música rockera a todo volumen. Pero junto a esta parafernalia sicodélica y enloquecedora, algo se echaba de menos. Algo, teóricamente, muy importante: la presencia allí de bomberos y ambulancias, necesarios siempre en una situación a punto de estallar. Unos y otras eran invisibles incluso en los tensos momentos que precedieron al final."

"Dicho final tuvo lugar el día 19 de abril cuando, a las 5,30 horas, los tanques del FBI decidieron atacar definitivamente. Cuando los asaltantes lograron abrirse camino por entre las llamas que ya consumían el edificio del rancho, ante su vista aparecieron confundidos y mezclados los cuerpos carbonizados de la mayoría de los seguidores de Koresh, incluido este mismo, que presentaba un solo disparo en la frente. El apocalipsis próximo profetizado por el perturbado Vernon Wayne había llegado por fin para él y los suyos, y era ya una terrible y humeante realidad para buena parte de los que tuvieron la debilidad de creerlo."


"El balance final de muertos dentro de Monte Carmelo fue de 69 adultos y 17 menores, todos calcinados. La versión oficial de la policía hablaría de que fueron los mismos davidianos los que provocaron el incendio en un aquelarre de suicidio colectivo. Otras fuentes se refirieron, por el contrario, a vuelcos de las tanquetas federales que habrían provocado la inflamación del queroseno y, a su vez, habrían trasladado las llamas al interior del rancho. De cualquier forma, la tragedia había finalizado y Waco sería ya, en el futuro, un nombre de referencia macabro y maldito."

Fuente.

¿La madera cuida de nuestra seguridad?


Ánimo Jorge! Espectacular y necesario regreso. Ágora! Anarquía! Acción!

9 comentarios:

snipfer dijo...

Buah, Adrián, me imaginaba que saldrías con esto, pero se te ha olvidado el incidente de Ruby Ridge. Una pena, habrías encontrado los DOS incidentes graves protagonizados por las fuerzas federales estadounidenses.

Malabares, malabares...

Camarada Stewie dijo...

¿Pero es o no es?

Veras como de aquía a la hora de comer vemos a alguno haciendo apología del terrorismo de estado.

Anónimo dijo...

No te molestes, fíjate en los malabares que en la fuente dice:

....un nombre de referencia macabro y maldito. Es una población, por cierto, predestinada a sufrir algo parecido teniendo en cuenta los datos de que, para 90.000 habitantes, había 18 armerías y 200 iglesias.

Y el hombre suprime la última línea. ¿Ves la curiosa alianza?, se trata de no ofender ni a los de dadme una pistola, ni a los de dadme una biblia, y todos contentos en la Milicía Liberal.

Por cierto se caso con una niña de 14 años el David, pero no problemo, lo grave sería si fuera niño, si es niña todo queda dentro de la santa madre iglesia.

Stewie Griffin dijo...

Como se caso con una niña de 14 años ¡vamos a quemarlos a todos!

Sencillamente esa parte la quite porque me parecía una gilipollez, y a mi me interesaba la noticia, no los juicios valorativos sobre las armas o las iglesias de quien lo escibio.

La única alinza que hay aquí es la de los terroristas de uniforme y los fascistas que los apoyais. Sieg Heil, xD

A3

J dijo...

Ni caso, snipfer: otro gilipollas.

coup de bâton dijo...

Quizá se me escape algo pero no veo la gravedad del asunto. Pensaba que iba a ser algo más fuerte, algo parecido a lo que han dicho los de UDE: que un gas nervioso había matado a un rebaño de ovejas o algo parecido.

Stewie Griffin dijo...

69 adultos y 17 menores asesinados, casi nada.... flipante, y lo peor es que lo dicen en serio.

MagnusGodmunsson dijo...

La verdad, no hay mucha diferencia entre el accionar del estado y el de los terroristas, incluso, el del estado puede ser peor, proque tiene más recursos y aprobación por parte de la masa.
Saludos.

Fabricio Tedel dijo...

Me parece preocupante que justo hace dos días y como nunca estuve leyendo de este tema... XD